Julieth Fernandez

Life Coach

Soy originaria de Bogotá Colombia, nací un hogar de la clase media baja como se conoce en mi país y siempre me disgustó el vivir así ya que mi padre trabajaba como mecánico y nunca nos alcanzaba la plata.

Julieth Fernandez – Historia…

En mis primeros años mi papá trabajaba de noche y dormía durante el día y a mi hermana y a mi nos tocaba no hacer ruido para no despertarlo.  Cuando el se levantaba se dedicaba a varias actividades en la casa y en las tardes dos días a la semana daba clases de guitarra básica y tenía algunas alumnas y yo ahí pegada fue como aprendí a tocar este instrumento a oído porque no se leer ni una nota en el pentagrama. 

Nunca lo aprendí a hacer me parecía muy complicado. Junto a él aprendí a leer , sumar, multiplicar y muchas otras cosas más mucho tiempo antes de entrar a el colegio.

Por supuesto cuando yo entré a estudiar era la sabelotodo. No se si esto fué bueno o malo para mí porque me acostumbré a ver las cosas sin dificultad y además con el temperamento de mi papá nadie se atrevía a decirle nada. Me enseñó a ser fuerte de carácter.

Por otro lado, como el dinero no alcanzaba en mi hogar, mi madre siempre le tocaba ver como se rebuscaba un dinerito extra para ayudar en los gastos de la casa. Todas estas situaciones, me trajeron una crisis existencial que me sumían en una tristeza y depresión al imaginarme qué sería de mi vida si ante un futuro incierto y poco prometedor.

EMPIEZAN LOS CAMBIOS.

Cuando entre a la adolescencia, no fui muy buena estudiante y todo me salía mal. Algunos familiares siempre nos veÍan a mi hermana y a mí como las hijas del mecánico, cosa que me disgustaba mucho pues nos sentíamos como patitos feos.  

Cuando iva a cumplir mis 15 años, tome una decisión muy personal y fue la de esforzarme por ser una mejor persona

Me hice el propósito que mis últimos dos años de escuela fueran buenos y así fue. Estando ya terminando, conocí a mi amiga Claudia quien me introdujo en el mundo del Karate-Do y la filosofía Zen.  Mi madre dice que eso fue lo que me hizo aterrizar y en realidad así lo creo pues esta disciplina me ayudo en mi formación. De ahí entré a estudiar cocina en un college del gobierno becada. Escogí esto pues no tenía ninguna otra opción porque no había logrado el puntaje adecuado de un examen del estado para estudiar administracion Hotelera que era lo que me llamaba la atención con el fin de viajar y conocer el mundo.

Fue allí que conocí al que es mi esposo en el año 1985. Con el emprendimos nuestra propia casa de banquetes y fue todo un éxito.  En el 93 nos casamos y en el 95 y 98 nacieron la Taty y La Tina.

Para el año 2002, emigramos a Miami en busca de nuevas oportunidades. Fué un comienzo difícil, pero entre los cuatro lo sobrellevamos y ahora lo recordamos con alegría , pues todo ello nos ayudó a solidificar nuestra relación familiar.  

Traía la experiencia de Marketing Multinivel y Redes de Mercadeo de la Compañía Amway que empecé en Colombia, y aquí participé en varios multiniveles empezando por Avon, Primerica, Herbalife, Quickstart, etc… Aprendí mucho en este caminar, pero habían cosas que no me llenaban al 100% de estas compañías. Soy una enamorada del network marketing, redes de mercadeo, distribución interactiva, MLM , bueno y todos los nombres que se le dan.

Me parece que es una oportunidad maravillosa lo de los ingresos residuales, pero con lo que no comulgaba era el imponer una carga extra al presupuesto mensual de las familias en cosas que muchas veces no podían ni comprar, sumado a ello, el andar persiguiendo personas que no querían en lo absoluto aprender, crecer, cambiar, desarrollarse , duplicarse y expandirse.

Hoy en día, y con ayuda de la tecnología, las cosas han cambiado y ahora me monte en esta tendencia.  Ya es hora de no andar persiguiendo gente, sino que gracias al internet, las redes sociales , un buen software inteligente y el apalancamiento de una buena compañía que te brinde soluciones en lugar de problemas, creo que tenemos augurado el éxito en esta industria.

Ahora ya con mis hijas grandes y que ya cada una anda en lo suyo, a inicios del 2018 decidí reinventarme y pensando también en que necesitaba estar ocupada para la partida de mi hija mayor pues se iría a otra ciudad a estudiar, tomé un curso de Life Coach y de ahí en adelante surgieron otras oportunidades de estudiar y ampliar mis conocimientos como Financial Coach.

He creado el Club del Bienestar, donde mi objetivo es llegarle a muchas personas para ayudarles a que alcancen sus metas  de una manera integral, espiritual, emocional, mental y financieramente. Aplicar técnicas de coaching y de empoderamiento.  Evaluaciones y test de personalidad y de temperamento.

Le doy muchas gracias a Dios, pues sin Él no hubiese llegado hasta aqui y tambien te agradezco a ti por leer mi historia.

Open chat