Anualidades variables: Más allá de la venta agresiva 

Las tácticas de mercadeo utilizadas por algunos vendedores de anualidades variables ameritan el escrutinio – particularmente cuando el grupo de inversionistas conformado por personas mayores constituye el blanco de sus esfuerzos. La propaganda y las charlas promocionales para estos productos pudieran intentar infundirles miedo o confundir a los inversionistas. Una táctica para atemorizar que se emplea con las personas mayores es la de afirmar que una anualidad variable los protegerá de procesos judiciales o de la incautación de sus bienes. Muchas de estas afirmaciones no están fundamentadas en hechos, pero no obstante ayudan a concretar una venta. 

 

Aunque las anualidades variables pueden convenir como inversión bajo las circunstancias propicias, usted como inversionista debe estar al tanto de sus características restrictivas, comprender que impuestos y cargos sustanciales pueden ser aplicables si usted retira su dinero anticipadamente, y protegerse contra tácticas de venta que infunden temor. 

 

FINRA, la Autoridad Reguladora de la Industria Financiera (Financial Industry Regulatory Authority), emite la presente Alerta al Inversionista para ayudar a las personas mayores y a otros posibles compradores de anualidades variables a tomar decisiones bien fundamentadas acerca de cómo invertir para su jubilación. Esta Alerta se enfoca exclusivamente en anualidades variables diferidas y en las cuestiones singulares que presentan para los inversionistas. 

 

¿Qué son anualidades variables?

 

 Aunque las anualidades variables ofrecen características de inversión que se parecen en muchos aspectos a fondos de inversión colectiva, una anualidad variable típica ofrece tres características básicas que no se encuentran corrientemente en los fondos de inversión colectiva:

 ➤ ganancias con impuestos diferidos, 

➤ una indemnización por fallecimiento del asegurado, y 

➤ opciones de beneficio de la anualidad que pueden ofrecerle una renta garantizada de por vida. 

 

Generalmente, las anualidades variables tienen dos fases:

 ➤ La fase de “acumulación” cuando los aportes del inversionista – primas – son distribuidos entre carteras de inversión – subcuentas – y las ganancias se acumulan. 

 

➤ La fase de “distribución” cuando usted retira dinero, típicamente en un monto global o a través de diversas opciones de pago de la anualidad. Si los pagos son aplazados para el futuro, usted tiene una anualidad diferida. Si los pagos se inician inmediatamente, tiene una anualidad con efecto inmediato. Así como su nombre lo implica, la tasa de rendimiento de una anualidad variable no es estable, sino que varía con las subcuentas de acciones, bonos y del mercado de dinero que usted escoge como opciones de inversión. No hay garantía alguna de que usted gane cualquier rendimiento en su inversión y existe el riesgo de que pierda dinero. Debido a este riesgo, las anualidades variables son valores registrados con la Comisión de Valores y Bolsa de los Estados Unidos – SEC (Securities and Exchange Commission). La SEC y FINRA también regulan la venta de productos de seguro variable.

Tu asesor Financiero:
Julieth Fernandez
(786)458-3343
Tomado de Finra.org.   (Financial Industry Regulatory Authority)
 
Recurso:  
Open chat