Paso #1 Para Crear Un Plan Estratégico Personal.

 

Los Vectores De La Vida

Si nos dirigimos al plano cartesiano de la ciencia exacta y lo aplicamos a la vida cotidiana del ser humano, se derivan:

VECTOR VERTICAL: Se identifica como línea intangible incambiable y que siempre permanecerá.  Es la línea que rige la vida del ser humano. Los principios, los valores. Va de norte a sur, es decir del invierno al verano. Identifica la vocación que posee la persona.

En el ámbito familiar representan nuestros padres y yo estoy en el centro de la línea.  Así nos permite emular y rechazar lo que nos gustaría para nuestro modo de ser y practicarlo con nuestros hijos y de paso heredar estas conductas.

VECTOR HORIZONTAL: Se identifica como línea tangible, que riqe las acciones del ser humano.  Identifica la profesión que desempeña. De ahí la importancia que los dos vectores estén en armonía. Ejemplo: Querer comprar una casa, pero no estar conforme donde trabaja. Los recursos para comprar el inmueble dependen de la satisfacción laboral en la que se encuentra la persona. Si hay insatisfacción con alguno de los dos vectores hay que salir de lo que le molesta.  La persona no es un árbol que está plantado y su movimiento depende de terceros.

En la línea tangible se encuentra la empresa y la pareja, indica la construcción disciplinada y constante de trabajo, de pareja, de hogar. Los hijos que viven con sus progenitores, tienen el hogar de los padres. Cuando los hijos cumplen la mayoría de edad y aún viven con los padres, no tienen hogar. El hogar sigue siendo de los padres.

Cuando se independizan salen a formar su propio hogar con amor, a buscar la paz y encontrar el otoño. Si esto no ocurre, el hogar está carente de armonía. Hay que buscar la paz interactiva entre la familia, de padres a hijos y viceversa. Si es necesario buscar ayuda profesional para finiquitar discrepancias de sangre, hay que hacerlo.

Aplica estas enseñanzas a tu vida.

Por un Bien-Estar Integral.

Julieth Fernandez

Deja un comentario