Lucha Por El Triunfo

Los trabajos remotos son excelentes para el equilibrio (Bienestar) entre el trabajo , la vida y la democracia. ( Por: Tasneem Raja)

En los albores de la era Donald Trump, se están intercambiando buenas ideas sobre cómo luchar, defender a las personas marginadas y defender el planeta:

Aquí está algo que usted puede  considerar: Pida que su jefe le deje trabajar de su casa.  

Usted no necesita la EPA para decirle que las horas que pasa en el tráfico están afectando al planeta. El transporte representa un cuarto de todas las emisiones de gases de efecto invernadero de los Estados Unidos cada año, el equivalente a 1,8 mil millones de toneladas métricas de dióxido de carbono, principalmente de automóviles, camionetas y otros camiones ligeros. Si un grupo de personas  fueron capaces de iniciar sesión, de empezar a trabajar  en casa en su lugar de estar ayudando a intoxicart el planeta, ¿haría una diferencia?

 

Alrededor de 135 millones de estadounidenses viajan al trabajo y, según una encuesta realizada en 2016 por la firma de investigación Global Workplace Analytics (GWA), el 50 por ciento de ellos tienen trabajos que podrían hacer de forma remota al menos a tiempo parcial. Si todos esos trabajadores saltaran el trayecto todos los días, podríamos reducir las emisiones de gases de efecto invernadero tanto como lo haríamos al retirar 9 millones de automóviles de la carretera.

El transporte representa un cuarto de todas las emisiones de gases de efecto invernadero de Estados Unidos cada año.

Mucha gente escucha “trabajar desde cualquier lugar” e imagina a los tecnólogos de inicio en tiendas de café chic o bloggers en PJs destartalados sentados en sofás desgastados. Pero los principales empleadores en una amplia gama de industrias han entrado en la ley, Algunos incluso ayudan a los empleados a crear oficinas domésticas totalmente conectadas. Xerox, Aetna y American Express salieron a la cabeza en una encuesta de 2014 de empresas con las opciones remotas más flexibles para los trabajadores.

Para 2020, Dell espera que la mitad de su fuerza de trabajo esté haciendo por lo menos algún trabajo a distancia. Un informe publicado por la compañía en junio de 2016 encontró que gracias al teletrabajo, 35.000 empleados estadounidenses ahorraban el equivalente a una tonelada métrica de dióxido de carbono en promedio cada año, incluso cuando se considera la energía adicional requerida para calor y luces en una oficina en casa .

Más del 4 por ciento de los empleados estadounidenses trabajan desde casa, y la población remota está creciendo. En 2015, una encuesta de Gallup encontró que el 37 por ciento de los trabajadores de los EE.UU. había telemando, un aumento de sólo 9 por ciento hace 22 años. (Aunque parte de esto puede deberse a ingresar desde su casa por las tardes y los fines de semana, además de presentarse en la oficina para un día de trabajo normal).

Según los datos de la Oficina del Censo de Estados Unidos, los estadounidenses gastaron aproximadamente 1.7 trillones de minutos conmutando en 2012. Y eso sin contar el tiempo para vestirse, encontrar las llaves, y empacar un almuerzo. Trabajar desde casa puede significar recuperar ese tiempo y estar cerca de las comidas, las citas médicas y las funciones escolares. Ese tipo de flexibilidad hace que los empleados sean más felices, dice Sara Sutton Fell, que dirige FlexJobs, una empresa que conecta a los empleadores con trabajadores remotos. “Hay una tremenda oportunidad para que las empresas lideren en estas áreas”, dice.

John Pflueger, que dirige la estrategia ambiental en Dell, dice que su compañía comenzó a promover el trabajo a distancia después de ver la demanda de equilibrio entre vida laboral y vida entre los nuevos reclutas. La encuesta de GWA encontró que el 80 al 90 por ciento de los empleados de EE.UU. quieren trabajar remotamente al menos parte del tiempo.

Sin embargo, pocos estadounidenses obtienen los beneficios de un horario de trabajo flexible, incluso después del nacimiento de un niño o durante una emergencia de salud. Es por eso que Ivanka Trump sacó una página del libro de Hillary Clinton y propuso seis semanas de licencia de maternidad pagada. Aunque Clinton propuso mucho más, eso es mejor que la ley federal actual, que sólo garantiza el tiempo libre sin pagar. (De 185 países encuestados por las Naciones Unidas, sólo Papua Nueva Guinea tiene una política similar.) Pero la propuesta Trump es sólo para las madres. No hace nada para los papás y la gente que cuida a los padres envejecidos y a  los seres queridos enfermos.

Un grupo de investigadores encontró que para las personas de bajos ingresos, cuanto más largo es su viaje, menos probabilidades tienen de votar.

Así que los empleados tienen que defenderse por sí mismos. Brittany Clark, de 28 años, vive en Fort Worth, Texas, y trabaja remotamente para un servicio de impresión de fotos en línea llamado Chatbooks.

Ella era una mamá de la estancia-en-casa para sus dos hijos jóvenes hasta que las cuentas fueran se fueron apretando. Un familiar le dijo que Chatbooks recluta a los padres para su departamento de servicio al cliente de 34 personas, que es totalmente remoto y permite a los empleados fijar sus propios horarios.

En un día típico, Clark podría desconectarse y llevar a sus hijos al zoológico, recuperando el tiempo una vez que estén en la cama. Ella se mantiene en contacto con sus compañeros de trabajo a través de Slack, una popular aplicación de mensajería comercial. “Trabajar desde casa para una buena compañía es un sueño de muchas madres hecho realidad”, dice. “No hay nada que sienta que no esté haciendo.”

Si el argumento medioambiental y el tener todo no son suficientes, aquí hay algo más que el trabajo remoto podría ayudar: la democracia. Recuerde, menos de 80,000 personas en tres estados empujaron a Trump a través de la línea de meta. Si más empleadores permiten que la gente trabaje a distancia, menos graduados universitarios ambiciosos en todo el país podrían acudir a lugares como Nueva York y Los Ángeles. Más gente podría considerar pasar de los enclaves costeros a los estados de oscilación, una tendencia que podría ayudar a cerrar la brecha entre grupos dispares de estadounidenses.

Es más, un grupo de investigadores descubrió que para las personas de bajos ingresos, cuanto más largo es su viaje, menos probabilidades tienen de votar. Y otro estudio muestra que ninguna otra actividad cotidiana pone en evidencia tantas emociones negativas como las de la mañana, no tratar con los niños, lavar los platos o incluso estar en el trabajo.

Publicado en:  motherjhones.com .

Publicacion Marzo/Abril 201

Traducido por :

Julieth Fernandez

Club del Bien-Estar

 

Deja un comentario